Cuello de cordero al horno


De aquellas partes sabrosas del cordero que no apreciamos mucho!

20170209_135048_8_bestshot

 

Tengo un hermano que un día decidió hacerse pastor de ovejas. Se había cansado de todo lo que envolvía las ciudades modernas. El era carpintero, de los buenos, pero entró en crisis personal. Un día se fue a Benasque a pasar unos días solo, en la montaña, y tuvo un accidente muy grave, pero se salvó.

 

Después de aquel episodio terrible, un día vino a casa y me dijo que iba a hacerse pastor de ovejas. Yo no lo acababa de entender. Solo se me ocurrió decirle: – ¿Estas loco? No hacía mucho había leído un artículo en la revista semanal del periódico El País, donde trataban el tema. Lo planteaban como una actividad muy difícil, llena de impedimentos administrativos y donde la libertad a la cual el quería acceder no era real. Mejor dicho, yo no la veía real.

La palabra libertad, puede ser entendida de muchas maneras. No todas son ciertas y todas son un poco ciertas. La libertad en una sociedad capitalista parece que te la de el dinero, pero ahora mismo pienso que eso no así. Vivir en un lugar donde el capitalismo se hace sentir a tu lado es muy complejo. Igual o mas complejo que vivir como mi hermano en un pueblo donde en el invierno son 21 habitantes. ¿Qué pensáis? ¿Hasta donde llega nuestra libertad de elección? ¿Qué estamos dispuestos a sacrificar?

 


 

Ingredientes:

una o dos cortadas gruesas de cuello de cordero, de la parte redonda, por persona.

perejil

aceite de oliva

1 vaso de vino blanco

especias, (Yo le puse, pimienta negra molida y un poco de gengible)

2 o 3 dientes de ajo trocezdos, al gusto

sal


Proceso:

precalentamos el horno

en la bandeja donde vamos a hacer la carne ponemos una buena base de perejil

ponemos los medallones sobre la base de perejil

salpimentamos

ponemos aceite de oliva en la cantidad que necesitamos

añadimos un vaso de vino blanco

tapamos y dejamos, una media hora que coja los sabores. Si lo preparamos el día de antes, mucho mejor. ho preparem el dia d’abans, molt millor.

ponemos al horno, unos 35 minutos, fuego arriba y abajo a 220º.

** teneis que tener en cuenta, que cada horno es diferente. Yo lo hago en un horno eléctrico.

**** Para acompañar la carne, he hecho unos champiñones rellenos de ajo y perejil, hechos al horno en 20′. Mientras haceis, en la parte de arriba del horno, la carne, en la parte de bajo, cuando faltan unos 15 o 20 minutos, poned la bandeja con los champiñones.

 

tAstantelmón2017

 

2 comentaris

  1. El Josep ha dit:

    Ben bo deu d’estar. Ensumo els aromes que arriben aixi i tot, mentre vaig llegit l’elaboracio i la llengua es fa aigua sols de pensar que ja tinc dinar decidit per avui. Gracietes guapa i deliciosa cuinera del espirit, del espirit de tots aquells que tenim l’aspiracio de sentir mes enlla de tan sols menjar.

    M'agrada

    1. tastantelmon ha dit:

      Gràcies Josep! És un bon plat, a més a més, m’ha fet recordar al meu germà i la seva forma d’entendre la vida. En eixe moment, jo vaig pensar que estava boig, però ell va ser el que’m va ajudar a eixir del cau en que m’havia ficat i que jo pensava que era la meva salvació. Jo tenía un bon salari, però companys que no és mereixien la meua companyia i jo no ho entenía. Ara comence a entendre, dins d’esta societat, jo estic un poc boja. M’agrada pujar i baixar muntanyes, m’agrada cuinar i m’agrada estar amb els amics, però no els coneguts, ELS AMICS, que hi han pocs. Cada cosa que faig, la faig perque m’agrada i aquella que faig que no m’agrada emmalalteix la meua ment. Gràcies!!!

      M'agrada

Els comentaris estan tancats.