Albóndigas de bacalao


Cocinar es un acto de transformación de los alimentos.

Elaborar un plato no es difícil, solo hay que sentir.

20160831_212812_8_bestshot

La receta de hoy es una receta de casa, la que hace mi madre, la que hacía mi abuela y posiblemente mi bisabuela. Unas buenas Albóndigas de Bacalao no dejan indiferente a nadie. 

He estado husmeando por la red y las barbaridades son extraordinarias. No quiero decir con esto que no tenemos que probar, pero poner leche, harina y nuez moscada a unas croquetas de bacalao…  Estoy hablando de recetas publicadas en blogs que tienen muchos seguidores y que publican en revistas, libros, etc. De la misma manera, el otro día encontré una paella de marisco hecha con arroz largo, lo cual me llevó a pensar, “Que mal lo llevamos”. Después de mi experiencia con este mismo plato, en un restaurante de un pueblo de Extremadura, vi que esto iba en serio (os dejo el enlace donde hablo de esto) Arroz marinero. Hoy me he decidido a no dejar pasar un hecho tan crucial como es hacer una buena Albóndiga de Bacalao.

A las croquetas que hacemos en casa, para que cojan consistencia, les añadimos un poco de harina con un poco de caldo, leche o cualquier líquido que nos permita hacer una bechamel. Así conseguimos unir todos los ingredientes y poder darles forma. Estoy hablando de croquetas de restos de puchero (añadimos harina, caldo del mismo puchero y nuez moscada), croquetas de sepia (añadimos un poco de harina y caldo de pescado), croquetas de pollo a l’ast (añadimos harina y caldo del asado), etc. Hay mil formas de preparar unas croquetas, pero creo que tendríamos que pensar antes de hacer alguna barbaridad. Puede que yo esté equivocada, pero lo que tengo claro es que a más harina, más croquetas, y menos sabor a pollo, sepia, etc.

Pero este no es el caso, para hacer unas buenas Albóndigas de Bacalao, no tenemos que añadir, harina, ni leche, ni nuez moscada, tenemos la suerte de tener la PATATA! Con ella le damos consistencia y conseguimos unir los ingredientes, para posteriormente darle la forma deseada, alargada, redonda, etc… sin estandarizar el sabor  y la textura.

Como siempre os digo, la cocina de casa es una cocina imperfecta, no hay nada igual, es parecido, pero nunca igual. La perfección en la cocina es la madre de la confección premeditada hacia la mercantilización de cualquier producto precocinado, hacia la consecución del objetivo de cualquier empresa que se dedique a la elaboración de aquello que llaman alimentación.

Las croquetas de bacalao, son típicas de la cocina valenciana, creo que nos entretenemos demasiado con: si la paella esto, o la paella lo otro, y dejamos de lado platos tan importantes como el de las croquetas de bacalao, en valenciano “Mandonguilles d’abadejo”.

Aquí os dejo la receta que hemos hecho siempre en casa. Os aseguro que no dejará indiferentes a los paladares más exigentes. Hechas con ingredientes que todos tenemos en casa, y que controlamos al 100 % en conocimiento y en contenido.


Ingredientes:

250 g de bacalao sin espinas, desalado

750 g de patata roja hervida

perejil picado, al gusto

ajo picado, al gusto

50 g de piñones

2 huevos

pimentón dulce

canela

aceite de oliva

sal


Proceso:

En una paella ponemos aceite de oliva, en ella sofreímos, unos segundos, el ajo y el perejil picado, a continuación añadimos el pimentón dulce y la canela y le damos unas vueltas.

En una fuente tenemos preparada la patata picada junto con el bacalao desmigado. Añadimos el sofrito anterior, un huevo entero y la yema del otro (guardamos una clara).

Salamos la patata junto con el bacalao y mezclamos con el sofrito anterior. Lo dejamos en la nevera un día o medio día.

Le damos forma a las croquetas.

En un plato ponemos la clara que teníamos reservada.

Preparamos una sartén con aceite de oliva, en cantidad. Cuando esté caliente añadimos las croquetas para freírlas. Éstas habrán sido pasadas por la clara, antes de introducirla en la sartén.


Ja lo tenemos!  Os aseguro que no hay albóndigas de bacalao que puedan superar a esta manera de hacer.

 

tAstantelmón2016

 

 

Anuncis